Consejos para preparar una escapada a Milán

Nunca es una mala idea escaparse a Italia. El país siempre consigue que los días se estiren en un auténtico deleite para los sentidos. Arte, cultura, gastronomía…y siempre ganas de más, ganas de volver. Mas allá de Roma, Venecia, Florencia o Bolonia hay mucho que descubrir. Milán no tiene porque ser solo una ciudad de paso sino una estupenda escapada en todo su derecho. Hay muchas razones para visitarla…Ill Duomo, La Ultima Cena de Da Vinci y el Rissotto alla Milanese son solo algunas de ellas. ¡Descubre las demás!

1.Milán es una ciudad cara. Tenlo en cuenta antes de viajar sobre todo al organizar tu presupuesto para el alojamiento. Considera quedarte por barrios como el de Isola. Perfectamente conectado en metro pero relativamente alejado del centro de la ciudad y las zonas más turísticas. Tu bolsillo te lo agradecerá. Además la estación de trenes de Porta Garibaldi se encuentra en este barrio y es allí donde llegan los autobuses desde el aeropuerto.

2.Lo que nos lleva al siguiente consejo. Una de las opciones más económicas y cómodas para llegar a la ciudad de Milán desde el Aeropuerto de Bérgamo es ir en autobús. Las taquillas de varias compañías se encuentran en el aeropuerto en la zona de llegadas. Terravision es una de las más conocidas. Si coges el ticket de ida y vuelta (puede ser abierta) será más económico (9 euros). Si tu vuelo de vuelta es a una hora intempestiva, no te preocupes porque hay autobuses durante toda la noche (mi vuelo era a las 6 de la madrugada y no tuve ningún problema). El trayecto en autobús es de 1 hora aproximadamente.

3.¿Con ganas de ir a una trattoria y probar auténtica comida italiana? Asegúrate de preguntar a gente local ya que muchas trattorias son caras y frecuentadas por turistas. Aquí os dejo una recomendación de nuestra casera italiana que nos encanto: la Trattoria Bolognese da Mauro. Esta pequeña trattoria está situada en pleno barrio de Navigli. Ofrece sabrosa y fresca pasta italiana que hacen allí mismo y unos precios estupendos. Los dueños fueron encantadores. ¡No te marches sin probar el tiramisú!

4.No seas tan despistado como fuimos nosotros. Reserva tu entrada para ver una de las obras de arte más famosas del mundo que…está en Milán. Hablo por supuesto de La Última Cena de Leonardo da Vinci que se encuentra en el convento de Santa Maria delle Grazie. Reserva o compra los tickets con semanas o meses de antelación o te quedarás sin verla como nos paso a nosotras. Puedes comprar los tickets online desde la web de Viva Ticket (en el buscador introduce 'Cenacolo Vinciano'). Hay visitas guiadas en inglés y en italiano y descuentos para estudiantes. Mejor comprarlas en esa web (unos 12 euros) que no hacerlo a través de agencias que como intermediarios sacan los tickets a unos 45 euros por persona.

5.Si vas varios días, tienes tiempo, te apetece….y hace un día soleado, únete a un Free Tour. Los enérgicos guías te acompañarán en un recorrido que te hará descubrir Milán de una forma diferente. Puedes registrarte online de forma gratuita. El paseo dura unas tres horas y media y sale a las 10am.

6.Si quieres ahorrar dinero pero sin renunciar a probar buena comida italiana en Milán hay muchas opciones para comer a pie de calle. Prueba los famosísimos panzerottis de Luini un verdadero clásico Milanés muy cerca del Duomo. Muy cerquita esta la pizzería Spontini. No te vayas sin probar una de sus exquisitas porciones. Hummmm….

7.Recomiendo visitar el Teatro alla Scala e intentar hacerlo durante uno de los ensayos o aún mejor si puedes permitírtelo asistir a una función. Si te gusta visitar teatros será una visita muy emocionante. Si te quedas con ganas de más, puedes acercarte hasta los talleres de Ansaldo. Es allí donde se crean y preparan los decorados y el vestuario de las obras. Un autentico lujo poder adentrarse en esta parte del proceso creativo de uno de los teatros de opera más famosas del mundo.

8.No dejes de pasear por el Barrio de Navigli rodeado de canales. Un ambiente alternativo, muchos bares para disfrutar del famoso aperitivo Milanés, pequeñas tiendas de libros y vinilos y mercadillos los fines de semana. Perfecto para pasear, perderse por sus callejuelas y bajar ese plato(s) de pasta.

9.El Duomo di Milano es la visita imprescindible por excelencia. Probablemente te encontrarás al llegar una cola monumental para comprar los tickets en la parte delantera y otra aún mayor para entrar. ¿Un consejo? Para comprar los tickets dirígete a la oficina del edificio enfrente de la parte trasera del Duomo. Suele estar desierta.

10.Si vas a utilizar mucho el transporte público (metro, tranvía, etc) considera comprarte la tarjeta MilanoCard. Puedes comprarla para uno o tres días (7 o 13 euros respectivamente). Todo el transporte público está incluido y también podrás disfrutar de descuentos. Haz los cálculos por si te conviene sacártela.

11.Cuando entres en la espectacular Galería Vittorio Emmanuelle, no te olvides de buscar el toro y seguir la tradición: girar sobre él con un pie. Recomiendo visitar la galería por la mañana y por la noche cuando esta iluminada.

12.La Madonnina es uno de los símbolos de Milán y resplandece iluminada por las noches desde la aguja mayor del Duomo. Una replica de la estatua original puede verse dentro del interior de la catedral. Te sorprenderá lo grande y pesada que es.

13.Huye de los cafe, terrazas y restaurantes muy turísticos y también de otros ridículamente caros como el famoso Café Cova abierto desde 1817. Un cafe por 7 euros. ¿Estamos locos? Mejor visitar cafeterías a pie de calle.

14.No olvides que Milán está muy cerca en tren de los maravillosos lagos del norte de Italia. Lago di Como es el que está más próximo y si vas podrás visitar preciosos pueblos como Bellagio, Varenna o Menaggio. Si tienes la oportunidad alarga tu visita un día más y visítalos!

15.Milán es la ciudad de la moda y la gente en general viste de manera sencillamente estilosa. Si quieres hincarle el diente al estilo milanés y vas en otoño no te olvides de llevar unos sneakers, unos vaqueros de pitillo, una cazadora de cuero negro y uñas de color granate. ¡No falla!