Películas que ver antes de viajar a Bolivia (II)

Si ya vistes mis primeras cinco recomendaciones de películas para todos aquellos planeando un viaje a Bolivia, aquí comparto las próximas cinco. Comunidades indígenas, las minas de Potosí, el Salar de Uyuni, la selva del Chapare o ciudades como Cochabamba, Santa Cruz o La Paz. Un autentico recorrido por este maravilloso país sudamericano…a través del cine.

6. ‘Para recibir el canto de los pájaros’ (Jorge Sanjinés, 1995)

Una película interesantísima del director boliviano Jorge Sanjinés. Cuenta la historia de un grupo de jóvenes cineastas de La Paz que deciden viajar hasta una comunidad indígena para filmar un largometraje sobre los conquistadores españoles del siglo XVI. Sin embargo, ‘en su comportamiento y en su afán por conseguir que los habitantes de la comarca cooperen, reproducen los mismos defectos y prejuicios que pretendían criticar en su película’. Una fantástica propuesta de este comprometido director boliviano sobre los prejuicios raciales todavía muy vigentes en el país. La película cuenta con la participación de la maravillosa actriz Geraldine Chaplin. Muy recomendada para todo aquel  que sienta curiosidad por acercarse a culturas indígenas.

7. ‘También la lluvia’ ( Icíar Bollaín, 2010)

Una película sobre un productor de cine y un joven realizador que se ponen en marcha para llevar a cabo su proyecto: rodar una película en Bolivia sobre los españoles que llegaron a América. Sin embargo, la conocida como Guerra del Agua truncará sus planes, removerá sus conciencias y los llevará a tomar decisiones en sentidos opuestos. El viaje emocional de los personajes que nos muestra Bollaín esta lleno de matices. Para mi siempre será una película especial porque se rodó en Cochabamba en el 2009 justo cuando estaba en la ciudad colaborando con una ONG local. Aún recuerdo la emoción que sentí al saber que Luis Tosar, Raul Arévalo y Gael Garcia Bernal estaban allí rodando. También recuerdo a la perfección la sensación de saber que yo también quería interpretar y ayudar a contar historias como ellos. Grandes.

7. ‘Dependencia Sexual’ (Rodrigo Bellott, 2003)

Rodada entre Bolivia y Estados Unidos por este director boliviano de Santa Cruz cuando tan solo tenía 23 años. La película nos cuenta las historias de cinco jóvenes que se enfrentan a situaciones que afectan directamente a su sexualidad y sus preferencias y como estos van formando (o lo intentan) su identidad y en definitiva su individualidad. Es una película dura y triste  que retrata la sociedad boliviana en toda su crudeza, pero es también absolutamente universal. No será del gusto de todos (la pantalla esta dividida en dos gran parte del visionado) pero me pareció una gran película.

8. ‘Sal y Fuego’ (Werner Herzog, 2016)

La ultima película de este grandísimo director alemán es un thriller de corte ecologista que no podría haber recibido peores criticas. Sin embargo, no podía no estar en esta lista ya que no solo se rodó en Bolivia, sino que el protagonista absoluto es el Salar de Uyuni. El propio Herzog hablaba así del salar: ‘El salar, para mí, no pertenece a Bolivia ni a nuestro planeta, es algo extraterrestre, es ciencia ficción, algo de las neblinas de Andrómeda, es un sitio lleno de sueños y fiebre, como la selva’. Unicamente por ver como el Salar es retratado por Herzog merece la pena. Bueno por eso y por la magia de los dos niños invidentes (actores no profesionales), protagonistas de los momentos más emotivos. Como curiosidad compartir que la película se rodó en 16 días.

9. ‘The Devil’s Miner’ (Kief Davidson & Richard Ladkani, 2005)

Un documental durísimo que nos lleva de nuevo a las minas del Cerro Rico en Potosí. Esta vez para contarnos el día a día de Basilio un niño de 14 años y su hermano Bernardino de 12 que trabajan en las minas para ayudar a su familia. Aunque son católicos, rezan a Satán para pedir protección en las entrañas de la tierra como el resto de mineros. Los directores, un austriaco y un estadounidense, consiguieron llamar la atención sobre el trabajo infantil en esta región de Bolivia y una ONG acabo ayudando a estos hermanos a abandonar el trabajo en las minas. Un duro testimonio de la situación de millones de niños a lo largo y ancho del mundo.

10. Ganas de más… 

El cine Boliviano me ha sorprendido muchísimo y me ha dejado con ganas de más. Una pena que no este más extendido y que sea un tanto difícil hacerse con algunas de estas películas. Sin embargo, verlas merece la pena y se las recomiendo a todo aquel que vaya a visitar el país. Nada como experimentar los sitios en primera persona, pero se puede aprender mucho sobre el país a través de sus cineastas. Ellos nos abren la puerta…y nos invitan a pasar.

Si tu también te has quedado con ganas de más, prueba alguna de estas otras películas bolivianas o rodadas en Bolivia.