Consejos para viajar a Irán

¿Quieres viajar a Irán pero no terminas de decidirte? ¿Ya tienes el billete pero aún tienes dudas de como preparar tu viaje? ¿Eres mujer y además quieres irte sola? Viajar a Irán puede ser una experiencia inolvidable pero para disfrutar de tu viaje al máximo ten en cuenta estos consejos. No son muchos y algunos son básicos pero créeme te facilitarán la estancia una vez estés allí.

Fíate de la gente y sonríe

Irán es un país sobre el que existen muchas ideas preconcebidas y bastantes prejuicios. Ante todo reina la desinformación y el desconocimiento. Es esencial visitarlo con una mente abierta y olvidarse de la imagen que desde el exterior recibimos a través de los medios de comunicación. Debido a la barrera del idioma, no te quedará mas remedio que fiarte de la buena voluntad de la mayoría de la gente. Aunque en un primer momento puede que los iraníes te parezcan serios, yo diría más bien que tienen cierta timidez y prudencia. Una sonrisa para romper el hielo te llevará lejos y ellos te la devolverán multiplicada por dos. Son gente cercana, tranquila, curiosa y muy educada. Déjate sorprender por su gran sentido del humor.

Aprende algo de farsi

No des por hecho que encontrarás bastante gente que hable inglés a pie de calle (yo lo hice y me di con un canto en los dientes). Ojalá hubiera dedicado algo de tiempo antes de mi viaje a aprender farsi, aunque sólo fueran algunas frases útiles. Más allá de hola y gracias no sabía nada y eso me limito muchísimo a la hora de relacionarte con los iraníes. La mayor parte del turismo iraní proviene del propio país por lo que la totalidad de los carteles en las estaciones de autobuses, la mayoría de los menús en los restaurantes, etc están en farsi. Tenlo en cuenta antes de viajar por tu cuenta (sobre todo a lugares alejados de las principales ciudades). El idioma es la mayor barrera que me encontré y hubo momentos en los que me sentí vendida por no conocerlo. Si tampoco hablas un mínimo de inglés recomendaría ir en un tour organizado.

Fuera prejuicios culinarios

Irán no es precisamente reconocida por su gastronomía. Una vez en el país verás que abundan los locales de comida rápida. Están por todas partes. Paciencia. Investiga y explora hasta dar con lugares donde probar la comida tradicional iraní o los platos más típicos. Si lo haces, llegarás a probar y conocer sabores únicos. Puede que no te enamoren, o quizás sí, pero desde luego tus papilas gustativas se verán sorprendidas. Preparate para mezclas imposibles como yogur con sabor a chalotes y otras deliciosas como helado de azafrán o el famoso fereni, un dulce típico de Esfahan (parecido a la cuajada) hecho a base de leche, polvo de arroz y sirope de dátiles. Para todos aquellos que sean vegetarianos, veganos o intolerantes a la lactosa o al gluten encontrar sitios en Irán donde comer será un reto pero que esto no os desanime a visitar el país.

Salte del recorrido más turístico

Visitar Irán y no ir a ciudades como Esfahan y Shiraz o a enclaves históricos como Persépolis es prácticamente impensable. Son lugares que debes conocer. Sin embargo, considera la opción de planificar tu viaje para que algunos días puedas visitar ciudades o poblados en el norte (como Tabriz) o en el sur del país (como la isla de Kish). También son lugares turísticos pero no los principales y visitarlos te dará una visión más global del conjunto del país. Yo no tuve oportunidad pero muchos viajeros con los que coincidí me comentaron que el norte es muy auténtico y que tiene lugares muy bonitos. Con respecto al paisaje, la parte central del país (donde se encuentra Esfahan, Yazd, etc) no me llamó nada la atención. Muchas llanuras y un paisaje muy seco y monótono. En el norte y el sur probablemente los paisajes son más diversos y espectaculares.

Para desplazarse….el autobus es el rey

Recomiendo viajar en autobus. Los precios son muy baratos (entre unos 5 a 22 euros dependiendo del trayecto). Todos mis desplazamientos los hice en autobus VIP (algo más caro que el normal pero sólo un poco). Son muy cómodos y los asientos tienen mucho espacio. Además, siempre te darán agua, zumos y dulces (en Irán sin duda se engorda en los autobuses). Usándolos se puede llegar casi a cualquier zona del país, las carreteras son estupendas y la frecuencia de las principales rutas es muy amplia. Incluso en trayectos nocturnos me sentí segura al 100% viajando sola en autobus. Otra opción son los vuelos domésticos (muy baratos) que también resultan útiles para cubrir distancias más largas si ya estas muy cansado del bus.

Consulta mapas antes de viajar

Mi experiencia con los mapas ha sido bastante regular. Todos los que me ofrecieron en los hostales eran pequeños, con muy poca información o directamente confusos. Los de la guía Lonely Planet no están mucho mejor. Si tienes la oportunidad dedica algo de tiempo desde casa a investigar online mapas de los sitios que visitarás (geografía de la ciudad, ubicación del hotel, monumentos, etc.). Hacerlo te ayudará a ubicarte más fácilmente una vez estes allí. Frente a las dudas, pregunta por la calle y siempre encontrarás a un iraní dispuesto a indicarte mediante signos o incluso acompañarte hasta el lugar.

Lleva protección solar

Si viajas durante los meses de primavera o verano recuerda llevar protección solar alta. El sol es bastante intenso especialmente en ciudades al sur del país y en las zonas desérticas. Las gafas de sol son también imprescindibles. Que no se te olviden. Recomiendo llevar la crema solar desde el extranjero porque no encontrarás practicamente tiendas que vendan cosméticos en algunas ciudades (haberlas las hay pero no es fácil encontrarlas a pie de calle). Piénsalo dos veces antes de viajar durante el verano iraní cuando las temperaturas son muy altas y pasarás mucho tiempo buscando sombras o ventiladores.

Planifica tu neceser antes de ir

Lleva contigo todo lo que consideres que puedes necesitar durante tu viaje en cuanto a tu aseo personal se refiere. Durante toda mi estancia vi un solo supermercado. Las iraníes van muy maquilladas y se nota que se cuidan pero yo me fui sin descubrir donde compran todos los productos que seguro usan. A diferencia de países como India en donde puedes encontrar productos de aseo (champu, gel, dentífrico, etc) de marcas conocidas casi en cualquier calle, en Irán no es así. Shiraz fue la única ciudad en donde resultaba más fácil encontrarlos. Aún asi, olvídate de grandes selecciones de marcas o de poder adquirir por allí tu pasta de dientes o tu champu favorito de manera sencilla. Conviene llevarse clinex o toallitas ya que el papel higiénico escasea en muchos sitios. Si eres delicado, ve preparado…desde casa.

Y estos dos últimos consejos son para las mujeres que quieran viajar a Irán por su cuenta.

Vestimenta adecuada sin obsesionarse

Si eres mujer puede que te preocupe el código de vestir que tendrás que utilizar. Básicamente debes de llevar el velo en la cabeza y ropa que cubra brazos y piernas y que no sea muy ceñida al cuerpo. Una vez en el país verás que incluso entre las iraníes la forma de vestir varía mucho. Desde mujeres que llevan el chador negro y van totalmente cubiertas exceptuando la cara, hasta otras mujeres muy maquilladas con tacones y a la última moda. El velo para la cabeza puede ser de cualquier color y tamaño pero lo suficientemente grande para que te cubra bien la melena. También verás que muchas iraníes lo llevan puesto de una forma que deja ver mucho pelo por la parte delantera. Eso esta permitido, no así que la melena caiga o se vea por atrás. Aún así, no te obsesiones pensando que no puede verse nada de cabello o que debe estar perfecto en todo momento. Una vez pasado el agobio y el impacto cultural inicial, te acostumbrarás rápido.

Se precavida

Como dije más arriba para disfrutar del viaje recomiendo fiarse de la gente en general. Irán es sin duda uno de los países más seguros por los que he viajado. Sin embargo, si eres mujer y viajas sola se precavida. Yo hice amistad con un taxista de 35 años que solía trabajar en el hostal donde me alojé en Esfahan. En mi último día me acabó llevando a la estación de autobuses gratis y durante la mañana que compartí con él por la ciudad me enseñó fotos de su mujer mientras comíamos platos típicos y me hablaba de Irán, sus costumbres y sus rincones favoritos. Si no te fías de la gente te perderás experiencias así y personas entrañables como Farshid. Sin embargo, sentido común ante todo. Años atrás me lanzaba a cualquier aventura sin pensarlo dos veces. Ahora ya no. Sigue tu intuición y se prudente. Si te unes a otros turistas genial. Si vas sola…por las noches mejor en el hotel, aunque el plan suene divertido.

¿Te han servido estos consejos para planificar tu viaje?

Escríbeme si tienes cualquier duda y no dejes de compartir tus experiencias por tierras persas.

20160503_185647.jpg