Espiritualidad en Java: Borobudur y Prambanan

 

Java es una tierra de superlativos. La isla más poblada del mundo con más de 45 millones de habitantes. Tierra de fuego y espiritualidad que atrae a viajeros de todo el mundo por sus impresionantes volcanes y por ser el hogar de dos de los templos más visitados de Indonesia: Borobudur, el templo budista más grande del mundo y Prambanan, un conjunto de más de 200 templos hindúes. Ambos son dos auténticas maravillas arquitectónicas situadas en una tierra considerada sagrada en la mitología indonesia. Si te apetece descubrirlos…sigue leyendo.

El templo de Borobudur se encuentra a unos cuarenta kilometros al noroeste de la ciudad de Yogyakarta y es la atracción turística más visitada de Indonesia. Se le conoce como ‘el templo budista de la montaña’ y efectivamente se erige sobre el paisaje como una imponente montaña de piedra que está formada por tres plataformas circulares (representando los tres niveles de la cosmología budista). La llegada me pareció espectacular: es majestuoso e imponente. Al verlo es fácil entender que tardaran más de 100 años en acabar su construcción.

Borobudur sigue siendo un lugar importantísimo de peregrinación y una vez al año se celebra el Vesak, la festividad más importante para los budistas de todo el mundo. Es fácil perderse intentado alcanzar la cima mientras se recorren sus numerosas escaleras y corredores y se contemplan los miles de relieves que decoran el templo y sus más de 500 estatuas de Buda. Sin embargo, es tan grande que es difícil apreciarlo en su totalidad desde la cima. Lo verdaderamente impresionante tiene que ser verlo desde el cielo, a vista de pájaro.

Si te apetece tener una visión del valle donde se encuentra el templo de Borobudur puedes hacerlo desde la colina de Punthuk Setumbu. Hay muchos tours que te llevan allí desde Yogyakarta para ver el amanecer (si tienes la suerte de dar con un día despejado). Prepárate para madrugar y estar rodeado de turistas como tú. Si algo caracteriza a Borobudur…son sus muchos turistas.

El conjunto arqueológico de Prambanan está situado a unos 18km al este de Yogyakarta y en su día estuvo formado por 240 templos dedicados a los tres dioses más importantes de la mitología hinduista (el Dios creador Brahma, el preservador Visnu y el destructor Shiva). Es una buena idea considerar dedicar un día entero a visitarlo, sobre todo si te interesa visitar algunos de los muchos templos de los alrededores.

En la actualidad los templos más importantes y sagrados han sido reconstruidos y pueden visitarse libremente. Además se puede entrar en ellos y contemplar su interior y sus numerosos relieves. De otros muchos solo quedan piedras y estructuras repartidas por los alrededores.

El complejo de Prambanan es muy agradable para pasear y aunque también abundan los turistas es algo más sencillo alejarse y perderse por rincones para disfrutar de cierta soledad y de su atmósfera llena de espiritualidad.

¿Mi experiencia al visitarlos?

Para mi una parte bonita de viajar es imaginar que sentiré al contemplar y visitar lugares soñados. No es un ejercicio consciente, simplemente imagino…sin querer, sin darme cuenta. En mi imaginación Borobudur y Prambanan aparecían como templos exóticos y misteriosos. Me los imaginaba situados entre denso follaje, casi desiertos. Me venían a la mente imágenes de los templos de Khajuraho en India. Cuando los visite, allá por el 2006, sentí ese misterio y esa deliciosa soledad al poder recorrerlos y descubrirlos. Pues no. Esta vez peque de ingenua, desinformada o simplemente mi imaginación se dejo llevar sin atender a ninguna lógica.

Borobudur y Prambanan son sin duda lugares exóticos y mágicos. También son inmensos monumentos, lugares sagrados de peregrinaje, que cuentan con una magnifica y moderna estructura diseñada para el turismo lo que explica que sean miles los turistas, locales y extranjeros, que los visitan cada día. Y supongo que así es como debe ser. Simplemente por alguna razón no esperaba esas multitudes. Prambanan me pareció más mágico que Borobudur pero eso es solo mi opinión personal. Cuando los visites no te olvides de llevar gorra y agua. Es probable que haga mucho calor y encontrarás pocas sombras.

¿Cómo llegar? 

Desde la ciudad de Yogyakarta es muy sencillo contratar algún tour organizado por alguna agencia o desde el mismo hostal para visitar ambos templos en el mismo día. Si dispones de poco tiempo o prefieres visitarlos de forma rápida y cómoda es una buena opción. Irás en un grupo de unas nueve personas. Además ofrecen packs diferentes. Otra posibilidad es contratar un conductor privado o ir en transporte público.

¿Mi consejo? 

Si podéis, tenéis el tiempo y os veis con ganas, visitadlos por libre y en días diferentes. Merecen la pena y así tendréis mucha más libertad a la hora de visitarlos. Informaros de las horas y las fechas en las que pueden visitarse con menos gente. Y si no…una vez allí, simplemente imaginadlos en todo su esplendor…cuando aún no había bandadas de turistas, entre las que me incluyo. A veces para viajar, aunque uno ya este en el lugar y este sea maravilloso, sigue haciendo falta volar con la imaginación.