Oporto: La ciudad de los Azulejos

Oporto enamora. Hay muchos motivos por los que visitar esta ciudad portuguesa, la segunda mas importante después de Lisboa: navegar por el río Duero que atraviesa la ciudad, pasear por sus pequeñas calles que nos transportan a tiempos lejanos o visitar sus bodegas y sus mercados. Sin embargo, Oporto me pareció única y encantadora por ser la ciudad de los azulejos. Mires donde mires están por todas partes. El siglo XIX fue la edad de oro del azulejo pero por suerte la ciudad conserva en las fachadas de sus edificios y en la de muchos de sus monumentos azulejos que llenan la ciudad de color y cuentan historias al observador que se toma el tiempo de detenerse ante ellos y contemplarlos. Disfrute como una niña de buscarlos, descubrirlos y fotografiarlos.

Si bien es en la Estación de Porto-São Bento o en iglesias o capillas como la de Capela das Almas o la de San Ildefonso donde se encuentran los murales de azulejos más conocidos, aquí comparto una colección de azulejos que encontré durante mi estancia en Oporto. Azulejos a pie de calle. Una parte esencial de lo que hace a esta ciudad portuguesa un disfrute para el visitante. Ojalá te ayuden a imaginar lo que te espera una vez allí.