Oporto: una escapada que enamora

¿Estas pensando en hacer una escapada a Portugal? Oporto es cercana, colorida y sorprendente. Pasar unos días en esta ciudad famosa por sus vinos es una delicia para los sentidos: colores vibrantes, dulces caseros por doquier, bodegas llenas de historia, tiendas y mercados tradicionales, gente amabilísima y atardeceres de película en el río Duero. Por momentos la ciudad parece estar detenida en el tiempo y uno siente cierto aire de nostalgia y decadencia. Entonces la ciudad te sorprende con su cara más moderna. Oporto es una ciudad fascinante y hay muchas cosas que puedes hacer en tu primera visita que harán que te enamores y que quieras regresar. ¡Aquí van unas cuantas!

Perderse por las calles de Oporto 

Las calles de la ciudad están llenas de edificios coloridos, tiendas antiguas y coquetas vinotecas. Paseando por las calles de Oporto se descubren rincones especiales a cada momento. La Rua das Flores es una calle peatonal con mucho encanto que va desde la plaza de Loios hasta la plaza de São Domingos. En la Rua Miguel Bombarda y la Rua do Rosario encontrarás talleres de artistas, pequeñas tiendas, galerías de arte y bastante arte callejero. Es la zona cool de Oporto y muy agradable para descubrirla callejeando. También preciosa y céntrica es la Avenida de los Aliados.  Si lo que te apetece es pasear entre arboles y encontrar un remanso de paz acércate hasta el Passeio das Virtudes un lugar con unos atardeceres únicos. 

Viajar al pasado en el Mercado de Bolhão

Este mercado tradicional sigue conservando una atmósfera especial y es un autentico disfrute visual. Puestos de flores, charcuterías, pescaderías, montañas de verduras y fruta fresca que entran por los ojos....pero sobre todo, unas tenderas que parecen salidas de películas antiguas.  Y es que en este mercado de Oporto aun podemos sentir nostalgia por tiempos pasados.

Cruzar el Puente de Luis I (al menos dos veces)

Oporto tiene seis puentes y es bonito pasear en barco por el rio Duero para apreciarlos. No te vayas sin cruzar a pie el Puente de Luis I tanto por el paso de arriba como por el de abajo y a diferentes horas del día. Disfrutarás de unas preciosas vistas sobre el río Duero y el casco viejo de Oporto. El puente cruza hasta Vila Nova de Gaia, la zona donde se encuentran las famosas bodegas de Oporto. Es una zona muy agradable para pasear y ver de cerca los barcos tradicionales que se utilizaban para transportar las barricas de vino conocidos como rabelos. 

Mirar Oporto desde las alturas

Si quieres disfrutar de unas vistas panorámicas de Oporto puedes subir los más de 200 escalones de la torre más alta de Portugal, la Torre de los Clerigos. La torre y la iglesia de la que forma parte fueron construidas en el siglo XVIII y ofrece una de las mejores vistas de la ciudad. Cerca de la Catedral de la Sé también hay varios miradores que ofrecen bonitas vistas. Lo mejor para descubrirlos es callejear por los alrededores.

Visitar bodegas y beber vino de Oporto

En la zona de Vila Nova de Gaia hay muchísimas bodegas que ofrecen visitas guiadas. Las bodegas de Ramos Pinto o las de Sandeman son dos de las más conocidas. Recomiendo acercarse hasta las preciosas bodegas Ferreira, las únicas que permanecen al 100% en manos portuguesas.

Hojear libros en la famosa libreria de Lello & Irmao

Una de las librerías más antiguas de Portugal es la livraria Lello  Ciertamente tiene un interior y unas escaleras centrales de madera espectaculares pero la esperaba más grande y con más encanto. La entrada cuesta 5 euros (que descuentan en compras de libros). Se ha convertido en una verdadera atracción turística, sobre todo desde que la autora de Harry Potter reconociera que solía visitarla y que le sirvió de inspiración para su famosísima obra. Es mejor visitarla a primera hora para evitar que este muy concurrida.

Comerse una francesinha y ponerse las botas

Uno de los lugares más recomendados para probar la francesinha es el Cafe Santiago. Sin embargo, es tan popular que puede que tengas que hacer cola. Si no te apetece esperar, la taberna tradicional de Irmãos Linos que se encuentra en la Rua das Flores es también un buen lugar para probar la famosa y típica francesinha de Oporto. Un plato sorprendente y muy contundente no apto para vegetarianos ni personas a dieta. Pruébala un día que tengas apetito. El lugar además ofrece comida casera muy rica y a buen precio. Otro lugar que nos encanto de comida tradicional portuguesa es A Tasquinha. Fueron además super amables. El restaurante Rib Beef & Wine, especializado en carnes, también nos gusto mucho aunque resulto bastante más caro.

Comprar o curiosear en A Vida Portuguesa

Muy cerquita de la librería de Lello se encuentra A Vida Portuguesa, una impresionante tienda repleta de objetos especiales, antiguos y delicados. Jabones de aspecto antiguo, preciosas vajillas, libretas monísimas, latas de conserva y un sinfín de productos. En definitiva, un paraíso en el que perderse un buen rato y perfecto para llevarse detalles a casa de tu paso por Oporto. Sin duda, una tienda de película.

Celebrar los comercios tradicionales

Oporto es una ciudad fantástica para curiosear y visitar tiendas que aun resisten el paso del tiempo. Una de las más antiguas es La Casa Oriental abierta desde 1910. La tienda de ultramarinos Comer e Chorar por Mais ofrece deliciosos productos portugueses. Si lo que te apetece es bucear entre libros y revistas cinematográficas antiguas, visita la libreria Chamine da Mota. Pide visitar el sotano donde tienen guardadas las colecciones de revistas de cine. Otra tienda muy curiosa es Casa Horticola, una tienda que vende flores y bulbos desde 1921. Se encuentra en una de las esquinas del Mercado de Bolhão.

Coger un tren desde la Estación de tren de Sao Bento

El hall de esta estación de trenes esta repleto de murales que cuentan la historia de Portugal. Sus mas de 20.000 azulejos azules y blancos son una autentica maravilla. Recomiendo visitarlo a diferentes horas del día porque la luz de primera hora de la mañana y la del atardecer le dan una atmósfera muy especial. Una escapada cercana puede ser a Aveiro, también conocida como la 'Venecia' portuguesa. Otras opciones son acercarse en tren hasta Braga o Coimbra.

Endulzarte las mañanas y las tardes

Si te gustan los dulces estás en la ciudad adecuada. La ciudad está llena de cafeterías con escaparates repletos de dulces, a cada cual más apetecible. Para desayunar o merendar prueba las especialidades locales en la riquísima Padaria Ribeiro Express. En la misma zona se encuentra la también buenísima Leitaria da Quinta do Paco. Otro sitio que tiene postres buenísimos perfecto para reponer fuerzas es la cafetería Moustache. Si lo que te gusta es el chocolate no olvides pasarte por Arcadia y probar uno de sus bombones rellenos de chocolate y vino de Oporto. Es una de las más antiguas de la ciudad y sus bombones son simplemente deliciosos.

Acercarse hasta el Cafe Majestic

El Cafe Majestic es el más antiguo de Oporto y solo por ello merece la pena llegarse, aunque sus precios no inviten a quedarse. Como cualquier sitio emblemático que atrae a turistas ha perdido ya gran parte de su encanto pero sigue siendo un lugar precioso y no es tan difícil imaginarse el ambiente que se debió de respirar entre las paredes de este local que abrió sus puertas en el año 1921.

¿Donde alojarse? 

Oporto tiene muchas opciones para alojarse. Por la zona de Miguel Bombarda hay un montón de hostales, posadas y pequeños hoteles, algunos con mucho encanto como el Gallery-Hostel, un hotel-galería situado en una casa del año 1906. Sin embargo, os recomiendo que si vais en un grupo de amigos o en familia consideréis quedaros en un apartamento durante vuestra estancia. Nosotros nos quedamos en Cardosas Luxury Apartment un piso espectacular que tenia una situación inmejorable. Al lado de la Rue das Flores y la estación de trenes de Sao Bento. ¡Muy recomendable! 

Esta escapada a Oporto, todo sea dicho, se me ha quedado corta. Me quede con ganas de pasear en barco por el Duero, de descansar en los jardines del Palacio de Cristal, de acercarme en bicicleta hasta las playas de Foz do Douro y de escuchar Fado en un restaurante alguna noche. ¡Motivos más que suficientes para regresar y seguir descubriendo esta ciudad única!

¿Y tu? ¿Tienes ganas de conocer Oporto?

Y si ya has estado, ¿que rincones has descubierto en tu paso por la ciudad o sitios que recomiendes?