Consejos prácticos para viajar a Israel

Israel es un país único en el mundo. Siempre controvertido por su ocupación de los Territorios Palestinos, es al mismo tiempo un país bastante desconocido. Si te animas a visitarlo te encontrarás con una sociedad compleja y diversa en donde conviven entre otros muchos judíos ultra-ortodoxos, árabes musulmanes o cristianos con pasaporte israelí, judíos provenientes de Etiopía o mujeres israelíes feministas que luchan contra la ocupación. Descubrirás lugares históricos y sagrados a cada paso y otros únicos como el Mar Muerto o el desierto del Negev.

Israel es uno de esos países que merece la pena visitar, al menos una vez en la vida, y ten por seguro que por unas u otras razones te sorprenderá. Aquí van unas recomendaciones y consejos prácticos que tal vez te ayuden a preparar algún aspecto de tu viaje o saber que esperar antes de viajar al país.  

Transporte ¿público?

Si viajas a Israel y quieres desplazarte entre algunas de las ciudades principales como Tel Aviv, Jerusalén, Haifa, Nazaret o Eilat, ahorrarás bastante dinero si utilizas el transporte público. Viajar en autobús es cómodo, eficiente, fácil de usar y bastante más económico que realizar esos trayectos con compañías privadas. Se pueden comprar los billetes en la estación o online (sin olvidar imprimirlos luego en las máquinas de la estación). En esta pagina web puedes consultar los precios, itinerarios y horarios. Un viaje a Eilat desde Jerusalén o Tel Aviv son 70 ILS (unos 16,5 euros).

Para desplazarte desde el Aeropuerto de Ben Gurión hasta Tel Aviv el tren es económico y el trayecto ameno. Además, la estación de trenes de Tel Aviv esta a poca distancia andando de la estación de autobuses por si quieres hacer alguna conexión entre ambas.

Si visitas Tel Aviv es muy recomendable alquilar las bicicletas públicas (Tel-O-Fun) que están repartidas por toda la ciudad. Así mismo, en Jerusalén el metro ligero es una forma rápida y sencilla de desplazarse por la ciudad, con paradas cerca de la Estación Central de Autobuses, la Ciudad Vieja o el Museo de la Historia del Holocausto. Asegúrate de comprar y picar el ticket ya que hay muchos revisores.

Alojamiento ¿en hostales? 

Israel no es un país especialmente barato. Al contrario, alojarse en ciudades como Tel Aviv puede resultar sorprendentemente caro, sobre todo en los meses de verano. Algunos hostales son una buena opción para que tu presupuesto del viaje no se lo acabe comiendo el alojamiento. Su localización suele ser buena y además la mayoría de ellos ofrecen el desayuno incluido y tienen un ambiente más divertido que los hoteles convencionales. Muchos organizan tours de un día a los lugares turísticos o actividades como workshops de cocina árabe, cenas de shabbat o clases de yoga.

Por ultimo en casi la gran mayoría tendrás la opción de reservar habitaciones privadas siempre y cuando lo hagas con tiempo ya que suelen reservarse rápidamente. Nosotros nos alojamos con Abraham Hostels (tienen sucursales en Tel Aviv, Jerusalén y Nazaret) y son una estupenda opción. Incluso el dormitorio de 10 literales resultó bastante cómodo y la experiencia fue tremendamente positiva. Puedes visitar su web aquí. Si te alojas con ellos ademas tendrás un 10% de descuento en sus tours y en sus otros hostales. 

También esta la opción de tener un 5% de descuento en los hostales asociados a la tarjeta ILH. Te la dan una vez que te alojes en uno de los hostales asociados y son muchos en todo Israel. 

Comprar ¿en mercados locales?

Comer en restaurantes en Israel no es barato. Aunque algunas especialidades locales son maravillosas (¿Quien puede resistirse a un plato de hummus o de falafel?) no es menos cierto que tras varios días o semanas comiéndolas pueden llegar a cansar. Los supermercados en ciudades como Jerusalén o Tel Aviv tampoco abundan. Encontrarás sobre todo pequeños comercios de 24h o similares que son bastante más caros.

Si quieres ahorrar en comida lo mejor es aprovechar los mercados locales (una auténtica experiencia para tus sentidos) como el Mahane Yehuda Market en Jerusalén o el Carmel Market en Tel Aviv. Productos frescos y locales, fruta en abundancia y dulces a tutiplén para los más golosos. Por otra parte, el agua del grifo es potable en Israel por lo que no es necesario comprar agua embotellada... y es que agua necesitarás si decides visitar Israel en los calurosos meses de verano. 

Actividades de aventura ¿seguras?

El aspecto histórico o sagrado es probablemente lo que en un primer momento lleva a muchas personas a visitar Israel, pero el país ofrece mucho más.  En Israel podrás si lo deseas hacer muchas actividades al aire libre: snorkeling o buceo en Eilat, kayaking en el mar de Galilea, trekking en Masada o en alguno de los numerosos parques naturales o surf en Tel Aviv.

Confirma si tu seguro de viajes cubre estas actividades. Hay algunos específicos para viajes deportivos, pero también los hay normales que pueden ampliarse con una opción de deportes para realizar estas actividades de forma esporádica. Nosotros elegimos esta opción con InterMundial (que incluye mas de 20 actividades o deportes de aventura). Por suerte, no tuvimos necesidad de utilizarlo. 

Escapadas ¿Jordania o Egipto?

Si tienes tiempo y ganas puedes cruzar la frontera para realizar una visita de uno o varios días a Jordania o Egipto. Desde Tel Aviv y Jerusalén se organizan muchos tours a Jordania, principalmente a Petra. Sin embargo, si viajas en autobús hasta la ciudad de Eilat, en el sur del país, tendrás las fronteras de Egipto y Jordania a escasos kilómetros. Será algo más económico y también más sencillo si decides ir por libre. 

Desde Eilat hay excursiones organizadas a Petra (ida y vuelta el mismo día) por 210$ por persona. A este precio tendrás que sumar las tasas de la visa y la frontera (125$ por persona). Yo me quede con ganas de pasar más días en Jordania (durmiendo alguna noche en el desierto de Wadi Rum o buceando en Aqaba).

El Jordan Pass es una opción muy interesante que incluye en su precio el coste de la visa de turista y el acceso a más de 40 monumentos en todo el país - incluyendo Petra. Requiere una estancia mínima de 4 días en el país y hay tres modalidades diferentes (Wanderer, Explorer, Expert - de 99$ a 113$). Hay que comprarla antes de entrar al país. Para ver una lista de los monumentos y atracciones turísticas incluidas en el pase, haz click aquí. 

Tours ¿gratuitos?

Aprovecha los tours gratuitos que se organizan en distintas ciudades. Ofrecen datos curiosos o interesantes, pueden ser una buena primera toma de contacto con la ciudad y si viajas solo una oportunidad para conocer a otros viajeros. En Jerusalén hay tours gratuitos de la Ciudad Vieja con la compañía Sandeman (salen diariamente delante de la puerta de Jaffa a las 11AM, 2PM y 5PM - son andando). En Nazaret el Hostal Fauzi Azar organiza diariamente a las 9am tours gratuitos de la Ciudad Vieja para sus huespedes. No olvides preguntar en tu hostal cuando llegues.

Tours ¿organizados?

Por cuestiones de tiempo y de comodidad no es mala idea apuntarse a alguno de los tours organizados que se ofrecen por doquier en Israel. La mayoría son de un día de duración (o medio) y resultan una buena opción para visitar determinados sitios que tienen peor acceso en transporte público. No son baratos pero harán que aproveches al máximo tu tiempo en el país y que te olvides de la logística durante algún día. Asegúrate de comparar los ofrecidos por diferentes agencias u operadores para elegir el que más se adecua a lo que buscas.

Algunos tours interesantes organizados por Abraham Tours son:

Tour del Mar de Galilea y los Altos del Golan: Recorre el Mar de Galilea, el Monte de las Bienaventuranzas, Cafarnaún, el Monte Bental y  una visita a una pequeña bodega de un kibbutz con una cata de vinos israelíes. (Unos 68 euros).

Tour del Mar Muerto, Masada y Ein Gedi: Subida a pie hasta la fortaleza de Masada para ver el amanecer (muy recomendable), tiempo para bañarse en el Mar Muerto y visita a cascadas naturales en la Reserva Natural de Ein Gedi. (Unos 61 euros). 

Tour por Ramallah, Belen y Jericó: Una visita a tres ciudades históricas en los Territorios Ocupados de Palestina (en el West Bank). Habra opiniones favorables y contrarias a realizar este tipo de tours. Desde luego nada como ver y conocer la realidad de un lugar en primera persona. (Unos 87 euros según la web).

Turismo ¿durante el Shabbat? 

En Israel el Shabbat es el día judío de descanso. Los judíos comienzan a preparase para este día el Viernes por la tarde. Los comercios, la mayoría de los restaurantes y el transporte público permanecen cerrados durante todo el Sábado. Muy especialmente Jerusalén puede llegar a parecer una ciudad fantasma (exceptuando la Ciudad Vieja). ¿Que hacer pues durante el Shabbat? Acercarse a los lugares sagrados es una buena opción, por ejemplo acudiendo al Muro de las Lamentaciones (el Viernes por la tarde o el mismo Sábado esta atestado de fieles) o a la Iglesia del Santo Sepulcro. Otra opción es visitar algunos museos de la ciudad que permanecen abiertos. También es buena idea aprovechar ese día para acercarse a Tel Aviv o realizar excursiones fuera de la ciudad.

Teléfono ¿sin sustos?  

Asegúrate de confirmar con tu operador móvil el coste de roaming desde Israel (puede llegar a ser bastante alto) o directamente recuerda desconectarlo. Es recomendable comprar al llegar una tarjeta SIM local si vas a pasar bastantes días en el país o alquilar un coche.

Nosotros ahorramos utilizando el WIFI de hoteles o restaurantes y así aprovechamos para desconectar el resto del tiempo. Tu bolsillo te lo agradecerá. Además, algunas ciudades como Eilat tienen puntos de WIFI gratuito repartidos por toda la ciudad.