Israel: Flotando en el Mar Muerto

IMG_7842.jpg

Bañarse en el punto más bajo de la tierra

Envolturas de barro negro y la sensación única en el mundo de flotar en el agua te esperan en el Mar Muerto

Un viaje a Israel no esta completo sin una visita al Mar Muerto, el punto más bajo de la tierra a unos 435 metros bajo el nivel del mar. Las aguas de este lago son muy especiales. Contienen 23 sales minerales, 12 de las cuales no existen en ningún otro mar del mundo y por eso son muchas las personas que acuden a los numerosos hoteles o spas cercanos para disfrutar de sus múltiples beneficios. Además su salinidad es unas 9 veces mayor que la del agua de los océanos y es por eso que cuando nos sumergimos en el Mar Muerto comenzamos a flotar torpemente hasta que nos acostumbramos a este nuevo equilibrio. Es cuestión de paciencia y unos minutos de práctica!

El Mar Muerto se puede visitar tanto desde Israel como desde Jordania. Desde Jerusalén y Tel Aviv hay excursiones diarias para pasar el día, también las hay que combinan el tour con visitas a Masada. Esta ultima opción merece la pena por la proximidad de ambos lugares y porque a pesar de que la experiencia de bañarse en el Mar Muerto es única y merece muchísimo la pena, un día entero allí especialmente en los meses de verano puede llegar a saturar.

Se puede llegar con autobuses públicos pero si no dispones de mucho tiempo o prefieres olvidarte de la logística y dedicarte a relajarte un tour organizado es una buena opción. Nosotros elegimos ir con Abraham Tours y la experiencia fue muy buena. El grupo era reducido, íbamos en un minibus super cómodo y pasamos un día estupendo. Los paisajes hasta llegar al Mar Muerto son otro de los grandes atractivos de la visita, ya que parece que uno se ha transportado a otro planeta.

Ritual del barro: ¿pasos a seguir?

Bañarse en el Mar Muerto es una experiencia muy divertida y se recomienda seguir una serie de pasos:

  1. Comenzar con una inmersión en el agua de unos 10m. Menos la cabeza si no quieres acabar en el hospital.

  2. Envolverse de barro negro de arriba abajo. Cuando fuimos nos dieron un truco: meterse dentro del mar y escarbar un poco para conseguir barro verdaderamente negro, el de la orilla suele estar gris. Cuanto más negro mejor.

  3. Una vez aplicado el barro negro por todo el cuerpo, dejar secar al sol unos 20m. Esa es la teoría porque en la práctica tarda en secarse bastante más pero tranquila hay sillas para sentarse a esperar deliciosamente bajo el sol.

  4. Cuando sientas que el picor aprieta, las grietas asoman o simplemente no puedas más….corre a aclararte a las duchas de agua dulce que se encuentran repartidas por la orilla. Disfruta de la sensación y de una piel tremendamente suave!

  5. Repite tantas veces como quieras.

Precauciones: Debido a la salinidad del agua y a los minerales que contiene no se puede sumergir la cabeza dentro del agua para evitar sobre todo el contacto con los ojos y las mucosas de la nariz.

Lugares de interés cercano:

Ein Bokek: conocida zona hotelera, repleta de spas en la costa del Mar Muerto

Fortaleza de Masada: Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, lugar histórico con vistas increíbles

Reserva natural de Ein Gedi: manantiales de aguas termales y zona natural con muchos animales en libertad