Paseos por CDMX: el monumental Centro Histórico

IMG-6709.JPG

El centro histórico

de la Ciudad de Mexico es bullicioso, colorido y está lleno de gente, comercios y humeantes puestos de comida callejera. También está repleto de museos, hermosas plazas, antiguas iglesias y lugares curiosos que se descubren la mayor parte de las veces por pura coincidencia, simplemente pateando sus calles.

¿Que ver en el centro histórico de la Ciudad de Mexico?

La Alameda Central, considerado el primer parque de la ciudad, es un buen punto de partida para iniciar un recorrido por el centro histórico de la ciudad de Mexico. Llena de árboles, de esculturas y de locales que acuden a descansar, está muy cerca de algunas de las visitas imprescindibles. En uno de sus laterales, se puede visitar el Museo Mural Diego Rivera en donde se encuentra uno de los murales mas famosos pintado por Diego de Rivera Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central’. El museo es pequeño pero merece la pena entrar solo por contemplar este gigantesco y espléndido mural.

Al otro lado del parque podemos encontrar el magnifico Palacio de Bellas Artes, un edificio bellísimo de diseño Art nouveau y Art decó que alberga la ópera de Mexico, exposiciones temporales y en el que ademas se pueden visitar murales de Diego de Rivera, Tamayo y otros artistas (los estudiantes con acreditación entran gratis). Si quieres disfrutar de unas magnificas vistas del Palacio de Bellas Artes, acércate al Café Don Porfirio, cruzando la calle en el edificio de Sears. Merece la pena.

En esa misma calle y justo enfrente se puede visitar La Torre Latinoamericana. Fue uno de los edificios mas altos de Latinoamérica en su día y tiene unas vistas espectaculares de la ciudad desde su mirador. Hay que pagar entrada pero como alternativa también se puede subir a tomar un copa en el Skybar de la planta 40. En el piso 41 esta el restaurante Miralto que cuenta con una cristalera por los cuatro costados del edificio con vistas impresionantes.

Al salir se puede tomar la Av. Francisco Madero, una calle peatonal que lleva directamente hasta el Zócalo. Casi al comienzo de la calle es super recomendable entrar a la Casa de los Azulejos , un antiguo palacio construido en la época virreinal que cuenta en su interior con los almacenes Sanborns. Visitar su gran patio central, hoy usado como restaurante, es una experiencia que te transporta al pasado. Mas adelante también se pueden visitar el antiguo Palacio de Iturbide y el Museo del Estanquillo (ambos con entrada libre).

Siguiendo por la Avenida Madero nos encontramos con el Zócalo o Plaza de la Constitución y allí se encuentran tres grandes monumentos: el Palacio Nacional, las ruinas arqueológicas y el museo del Templo Mayor y la Catedral metropolitana. Para disfrutar de unas vistas desde las alturas se puede subir a la terraza del Hotel Majestic. El Zócalo esta lleno de vida y es punto de encuentro para muchos mexicanos así como lugar en donde acaban manifestaciones o se celebran actividades musicales. En una de sus esquinas se encuentran las carpas donde se pueden comprar los billetes del turibus. Después de pasear un rato por el Zócalo podemos tomar la Calle de la Moneda. Llena de coloridos edificios de la época virreinal y rodeada de calles repletas de puestos que venden comida. Vale la pena callejear un rato.

De vuelta hacia la Alameda Central recomiendo pasarse por la Plaza de Santo Domingo llena de puestos de imprenta. Es muy bonita y curiosa. Luego se puede tomar la Calle Donceles que esta repleta de librerías de viejo como El Gran Remate o la Librería Inframundo en donde uno podría pasarse días revisando los estantes que llegan hasta el techo y rebosan libros de todo tipo. Es una experiencia única para los amantes de los libros y se encuentran ediciones muy interesantes y ya descatalogadas.

También se puede tomar la paralela Calle Tacuba en donde ya llegando al Palacio de Bellas Artes podemos visitar el Museo Nacional de Arte, el Palacio de Minería justo enfrente y en la esquina el espectacular edificio del Palacio Postal. En este ultimo se puede visitar un magnifico reloj monumental pero solo si se organiza una visita guiada con antelación. También se pueden comprar sellos y enviar postales y cartas utilizando los antiguos buzones.

La colección del museo Franz Mayer también merece una visita. Se encuentra en la Avenida Hidalgo, en un edificio colorado muy bonito con un tranquilo y amplio patio interior. Si seguimos por esa misma avenida llegamos hasta la Iglesia de San Hipólito y San Casiano, uno de los lugares mas sagrados en la ciudad para los mexicanos después de la Basílica de Guadalupe.

¿Que mas ver?

Si estas por el centro durante el fin de semana también puedes llegarte a conocer el mercado de La Lagunilla, un mar de tiendas que venden todo tipo de ropa, muebles, antigüedades y objetos. Una visita curiosa para pasar un rato. También en el centro se encuentra la Plaza de Garibaldi, lugar ya emblemático por las noches de música, mariachis y tequila. Yo no fui porque varias personas me dijeron que mejor la evitara durante la noche y que durante el día no tenia mucho que ver. Espero volver en alguna otra ocasión pero no quise tentar a la suerte.

¿Donde comer?

Esta zona de la ciudad esta repleta de puestos callejeros de comida, de cantinas, bares, cafeterías y cadenas conocidas de comida rápida. La comida parece estar presente a todas horas y en cualquier lugar. Aquí van algunos de los sitios más conocidos y otros de los más tradicionales.

Restaurante El Cardenal. Sitio super conocido en donde se come estupendamente bien. El chile poblano esta exquisito, al igual que todo lo que trajeron a la mesa. Uno de mis favoritos. Recomiendo ir al original en la Calle Palma aunque también tienen otro en la zona en el Hotel Hilton cerca de la Alameda Central.

Café La Blanca. Café popular y muy tradicional de la zona. Repleto de locales. Es muy típico tomar un cafe blanquito y pan chino.

Café Popular. Otro Café popular que bien merece una visita para tomar un cafe o picar algo.

Café de Tacuba. Comida tradicional en un lugar con mucha historia.

El Bar Opera. Un lugar histórico que nos transporta a Paris. Tiene una maravillosa barra de madera que trajeron de Nueva Orleans en su día. Ideal para tomar un cafe o una copa y disfrutar del espacio. Preguntar por el disparo en el techo.

Pastelería Ideal. Una pastelería de las de antaño, enorme y repleta de bollos, pasteles y panes de todo tipo. Visitarla es una experiencia.

Pastelería Madrid. Gigantesca pastelería fundada en 1939 por la que merece la pena pasarse. Se eligen los panes o bollos que uno quiere en una bandeja y luego se pasa por caja para abonarlos.

Churrería el Moro. Churros exquisitos, chocolate y todo tipo de comida tradicional en esta cadena conocidísima que fue fundada en su día por un español. En el Eje Central Lázaro Cárdenas 42 se encuentra la tienda original y se forman grandes colas para entrar a comer o tomar churros. Super rico.

Nivel 40 Skybar en la Torre Latinoamericana. Buena opción para subir a la torre y tomarse una copa sin pagar por subir al mirador. Desde el aseo se puede acceder al Restaurante Miralto que cuenta con unas vistas espectaculares de toda la ciudad. Es especialmente bonito por la noche.

Terraza del Hotel Majestic. Excelentes vistas del Zócalo. Tienen buffet.

El Balcón de Zócalo. Otra alternativa para disfrutar de las vistas.

Casa del Cine. Un cine autentico con tan solo dos salas y cafetería. Muestran cine de autor y es super agradable.

¿Donde dormir?

No puedo recomendar lo suficiente las dos opciones en las que me aloje durante mi estancia en el centro histórico. Las dos con una localización genial.

Chaya B&B Boutique. Excelente B&B justo enfrente de la Alameda Central. Se encuentra en la ultima planta de un edificio restaurado llamado Barrio Alameda que cuenta también con restaurantes y tiendas. El lugar es precioso, super tranquilo y los desayunos muy ricos.

Hostal Casa Pepe. Si buscas una opción mas económica, recomiendo este hostal. Yo me hospede en una habitación de seis camas (también tienen algunas privadas) y el ambiente es agradable. Todo super limpio y el edifico muy bonito con amplias zonas comunes. Tienen una azotea donde se sirve el desayuno, hay ambiente por las noches (a veces demasiado) y también una pequeña piscina o alberca como la llaman en Mexico. Organizan tours y actividades por la ciudad.

¿Precauciones?

Aunque no tuve ningún problema si pude comprobar que a partir de las 9 de la noche muchas de las calles de esta zona se quedan completamente vacías y poco iluminadas. Es aconsejable (así me lo dijeron todos los mexicanos con los que hable) evitar andar por estas zonas por la noche, sobre todo por las calles que no son las principales.

¿Y vosotros, cuales fueron vuestros sitios favoritos en el centro histórico? ¿Alguna recomendación o descubrimiento para la próxima vez?