Viaje a la Isla de Holbox: un pueblo mexicano en el paraíso

IMG_E6319.jpg

La isla de Holbox

es aún desconocida para muchos y ahí radica parte de su atractivo. Playas paradisíacas, naturaleza todavía virgen y un pueblo pintoresco y relajado en donde descansar durante días. Sigue leyendo para conocer nuestra experiencia en la isla. Lo que más nos gusto, lo que menos y las razones por las que esperamos volver.

¿Dónde está Holbox?

Si nunca has oído hablar de Holbox o no sabes bien donde ubicar la isla, tranquila. No eres la única. Al planear el viaje, cuando pregunte en agencias de viaje o librerías especializadas sobre ella, no fueron pocas las veces que no supieron de que lugar hablaba (lo cual, todo hay que decirlo, acrecentó significativamente mis ganas de ir hasta allí). Pues bien, Holbox es una isla en el Norte de la península de Yucatán, parte del Área Natural Protegida de Yum Balam. Además, es parte del Estado de Quintana Roo (al igual que Tulum, Playa del Carmen o Cancún). Lo cual nos lleva a la siguiente pregunta fundamental.

¿Cómo demonios se llega hasta Holbox?

Llegar hasta Holbox es sencillo. Lo primero que hay que hacer es llegar al Puerto de Chiquilá. Una vez allí, tendrás que subir a un ferry que hace el trayecto hasta la isla de Holbox.

Para llegar hasta Chiquilá puedes ir en un autobús de la compañía ADO con trayecto directo desde Cancún, Playa del Carmen o Tulum. El viaje dura alrededor de 3 horas desde Tulum. ¿El precio? Unos 266 pesos desde Cancún o 360 desde Tulum (unos 13 o 17 euros respectivamente). El autobús te dejará en la minúscula estación de autobuses de Chiquilá y puedes ir andando hasta el puerto.

Una vez en Chiquilá, el viaje en ferry dura unos 25 minutos y es cómodo y agradable. Únicamente hay dos compañías que hacen el trayecto: Holbox Express y 9 Hermanos. Puedes comprar el ticket directamente en Chiquilá (en las oficinas de los ferrys) o en la taquilla de la estación de autobuses si vas en autobús. El precio es de 150$, el viaje sencillo (7 euros). La frecuencia de los ferrys es cada hora y hay muchos a lo largo del día.

Otras opciones para llegar hasta Chiquilá son el taxi o los shuttles (privados o compartidos). Desde el aeropuerto de Cancún o Playa del Carmen, hay compañías que ofrecen traslados en shuttle compartido hasta Chiquilá. También organizan traslados privados desde Tulum. Recuerda que en el Estado de Quintana Roo el gobierno no permite el funcionamiento de Uber.

Una vez que llegues a Holbox y desembarques verás una enorme hilera de carros de golf reconvertidos en taxis. Ellos podrán llevarte hasta tu hotel si quieres, sobre todo si no está ubicado en el pueblo porque los caminos son de tierra. Nosotros fuimos andando porque la isla es bastante manejable.

¿Qué ver o hacer en Holbox?

Holbox es un lugar ideal para desconectar. El ambiente del pueblo es auténtico, muy relajado y nada pretencioso. Aunque uno puede quedarse en la playa y no moverse durante días, la isla ofrece numerosos atractivos y actividades. Estos son solo algunos.

  • Disfrutar de playas de fina arena blanca sin aglomeraciones

Aguas de un celeste infinito, columpios en mitad del mar y lo mejor de todo, no hay muchos turistas por lo que aún se puede tener la maravillosa sensación de soledad mientras nadas y caminas a tus anchas durante kilómetros.

  • Atardeceres increíbles en Punta Cocos

Puedes tumbarte en una de las hamacas en mitad del mar, llegar hasta el embarcadero o relajarte en la arena para disfrutar de un verdadero espectáculo en la parte Oeste de la isla. Un sol rosa, aves sobrevolando el cielo y toda la tranquilidad del mundo. No hay mejor forma de acabar los días.

  • Nadar con el tiburón ballena

Si por algo es famosa la isla de Holbox es porque es un santuario natural para el tiburón ballena. La temporada de avistamiento va de principios de Junio hasta Septiembre. Se ofrecen tours pero solo entre esas fechas. Nosotros fuimos en Abril, así que tendremos que volver en otra ocasión.

  • Contemplar la bioluminiscencia durante la noche

También en Punta Cocos puedes nadar mientras disfrutas de este espectáculo nocturno. Los propios coches de golf que hacen de taxis se ofrecen a llevarte para que disfrutes de una experiencia mágica. Esta opción es más económica que realizar la actividad a través de los tours pero es buena idea compartir el trayecto y la experiencia.

  • Alquilar una bicicleta y recorrer la isla

Holbox no es una isla enorme pero tiene 40km de largo, un tamaño ideal para conocerla en bicicleta. Se pueden alquilar durante 4 horas, medio día o el día entero. Ir en bicicleta es la mejor forma de llegar a Punta Cocos.

  • Disfrutar de cielos estrellados

Tumbarse en la arena o en una hamaca y contemplar la noche estrellada es uno de los grandes placeres que hay en Holbox. El tiempo se detiene y si no hay luna llena el espectáculo aumenta.

  • Recorrer el pueblo en busca del streetart

Holbox esta llena de murales y grafitis coloridos que adornan las casas, los comercios o incluso la plaza principal. Mires donde mires verás retratos coloridos que despiertan la curiosidad de los visitantes.

  • Hacer un tour a Isla Pasión

En Holbox se ofrecen tours para llegar hasta esta pequeña isla (a unos 15 minutos en barco) y avistar flamencos.

  • Probar una pizza de langosta

Si nunca la has probado, Holbox es el lugar adecuado. Rica no, riquísima.

  • Deambular por el pueblo y disfrutar de sus comercios

Holbox es un pueblo fantástico para descubrirlo a pie o en bicicleta. Nada mejor que toparse con la peluquería de señoras del pueblo o con pequeños comercios que parecen salidos de una película de hace 50 años. Aunque se nota que cada vez hay más lugares dirigidos a turistas, aun conserva sitios auténticos por los cuatro costados.

  • Darse un masaje relajante

En la isla hay varios lugares donde puedes disfrutar de masajes de todo tipo.

  • Olvidarse del móvil

El wifi en Holbox no es bueno en general. Lo que significa que es una oportunidad genial para olvidarte de Instagram, whatsapp, llamadas y demás. Tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán.

¿Dónde dormir en Holbox?

En la isla hay opciones de alojamiento para todos los bolsillos. Desde camping y cabañas económicas (Hostal Ida Y Vuelta) hasta preciosas villas ecológicas y rústicos hoteles en primera linea de playa (Palapas del Mar o Hotel Villas Flamingos) o hoteles boutique en el centro del pueblo (Tierra del Mar Hotel). Nosotros nos quedamos en el Hostal Ida y Vuelta, en una cabaña con suelo de arena y baño compartido, y aunque nos encanto la localización y el entorno era tranquilo, nuestra cabaña resulto ser bastante ruidosa y con poco intimidad. Espero volver a Holbox y quedarme en las Villas HM Palapas. Algún día…

¿Dónde comer en Holbox?

Uno de los placeres de estar en una isla es darse a la bebida y a la comida. Las cosas son así. Y en Holbox hay opciones para todos los gustos. La pizza de langosta (en horno de leña) del restaurante Roots nos tenían enganchados. Los cocktails y la terraza del lugar también merecen la pena. Comimos varias veces en Arte Sano en donde tienen unas hamburguesas veganas enormes y super ricas. El personal de La Botana es simpatiquísimo, programan capítulos de Juego de Tronos y ofrecen comida rica y a muy buen precio. Si quieres cuidar la linea una buena opción es Naay. Por supuesto en la isla puedes encontrar comida callejera y lugares que venden tacos casi en cualquier esquina. Me quede con ganas de ir a cenar al Parador 33 con unas reviews buenísimas. Una excusa más para volver a la isla.

¿Lo mejor y lo ‘peor’ de Holbox?

Lo que más me gusto de Holbox fue la energía tan especial que tiene. Es un lugar autentico, deliciosamente tranquilo y con alma de pueblo en el mejor de los sentidos. Nada como pasear a ultima hora de la tarde por la plaza del pueblo y ver la vida pasar mientras disfrutábamos de un helado. Dicho esto, por supuesto las playas de Holbox son amplias y muy bonitas (nos gusto sobre todo Punta Cocos y también la parte Este de la Isla). Como las calles son de tierra, ir en bicicleta es cómodo y divertido.

Por otra parte, se nota que el pueblo de Holbox está creciendo. Cuando fuimos había varias calles en obras y la afluencia de turistas empieza a notarse en la enorme cantidad de carros de golf/taxis que buscan pasajeros. Son demasiados. Ojalá que encuentren un equilibro entre el desarrollo urbano y turístico y la conservación de la naturaleza y la esencia del pueblo que hacen de Holbox un lugar único. Por otra parte, aunque las playas se podían disfrutar, es cierto que el sargazo se acumulaba muchísimo en algunos tramos, llegando incluso a producir unos olores nauseabundos. Si, en el paraíso también tienen problemas. Por ultimo, en algunas partes del pueblo y en terrenos privados se acumulaban los escombros, objetos, etc. lo que da un aire algo dejado al lugar. Aun así, volvería a Holbox sin dudarlo y lo pasamos fenomenal.


¿Y a vosotros? ¿Os llama Holbox?

¿Alguna duda a la hora de planear vuestro viaje?