top of page

¿Por qué viajar sola? 8 razones por las que viajo sola (y me encanta)

Si estás pensando en viajar sola, pero no te decides a dar el paso ¡no estás sola! Yo también tuve (y sigo teniendo) dudas, y sobre todo nervios, antes de emprender cualquier viaje en solitario.


Aunque disfruto viajando en pareja o con amigos, para mí no hay nada comparable a la sensación de salir a descubrir el mundo en solitario. Estas son las 8 razones por las que viajo sola una y otra vez.


1. Viajo sola porque el mundo está lleno de lugares hermosos que merece la pena explorar. Nos perdemos muchas oportunidades y aventuras inolvidables, esperando a que alguien más quiera unirse a nuestro plan.


Lo más importante que necesitas para viajar al destino de tus sueños es tomar la decisión de ir.


2. Viajar sola proporciona una sensación de libertad que es adictiva. No dependerás de otros para tomar las decisiones. Serás tú quien decida los lugares que visitar, en qué orden, cuanto tiempo quedarte o dónde te apetece comer.


Es una experiencia que ayuda a escuchar mejor los ritmos internos y conectar contigo misma de manera profunda.



3. Viajar sola ayuda a conocerse mejor. Saldrás de tu zona de confort en muchas ocasiones y, sobre todo, te enfrentarás a retos y a miedos que habitan en tu mente.


En el proceso crecerás y ganarás confianza en tus capacidades para resolver problemas o inconvenientes. Es un ejercicio de apertura, al mundo, a lo inesperado y a nuevas versiones de ti misma.


4. Hay momentos en los que una escapada o viaje en solitario puede ayudarnos a sentirnos renovadas. Tras una ruptura amorosa, el fin de un ciclo laboral o un cambio vital importante, para mí los viajes siempre han sido mano de santo. Me han ayudado a ganar perspectiva sobre mi propia vida.



5. En nuestro día a día, especialmente muchas mujeres, estamos muy volcadas en atender las necesidades de otras personas. Al viajar sola, tú eres la absoluta protagonista. Dispones de tiempo para reflexionar, escribir o hacer lo que más te guste. Viajar sola es, para mí, una forma más de autocuidado.


6. Cuando viajas sola, casi nunca estás sola realmente (a no ser que te apetezca). Conocerás a otras muchas personas que viajan solas y que tienen historias como la tuya. Intercambias información, consejos, experiencias y llegas a compartir momentos estupendos y, a veces, incluso a forjar amistades duraderas.



7. Viajando sola me han ocurrido algunas de las experiencias más memorables de mis viajes. Cuando vas sola despiertas mayor curiosidad entre la gente local y surgen muchas oportunidades de entablar conversaciones. Una está más atenta, más receptiva a las serendipias que ocurren a tu alrededor. ¡Prepárate para verte en situaciones únicas y surrealistas!


8. Viajar sola puede incluir momentos difíciles (hablaré de ellos en otro post), pero en general viajo sola porque me resulta liberador, divertido y asombroso. Los pros siempre han ganado a los contras.


Si quieres reflexionar sobre tus viajes o tu necesidad de viajar, a través de citas de grandes pensadores y escritores puedes hacerlo aquí.

37 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page