top of page

Un año para dejarse sorprender

Actualizado: 30 abr 2023

Carta Viajera - ENERO - 2023


¿Qué viajes nos deparará este nuevo año?


Acabo de recibir un email de una conocida agencia de viajes titulado ‘Las 12 experiencias viajeras que tienes que vivir en 2023’. Ha sido abrirlo y sentir una mezcla de emoción y, lo reconozco, ansiedad. El email menciona los propósitos del nuevo año y comparte las mejores experiencias viajeras para cada mes. Desde Kenia, hasta Noruega, pasando por México, Emiratos Árabes o Tailandia. 12 destinos, 12 experiencias, 12 sueños viajeros.


Soy de hacer listas lo reconozco. Cada nuevo año que asoma la cabeza, me dedico a escribir objetivos y metas que alcanzar. Son deseos, proyectos que me impulsan y me hacen sentir viva. Por supuesto entre estas listas (que son variopintas) las hay que incluyen los sueños viajeros. ¿Qué lugares me gustaría conocer? ¿Dónde está la próxima aventura? Es un ejercicio curioso conservar esas listas y releerlas con el paso del tiempo. Nos enfrentan a muchas verdades, realidades sobre qué nos mueve, cuales son nuestros anhelos, cuál nuestro rumbo, dónde depositamos la ‘felicidad’.


Es llamativo también que hay objetivos que permanecen año tras año en esa lista, inamovibles, desamparados… Aprender francés, ser constante con el ejercicio, hacer la ruta 66… Hacer estas listas y conservarlas es también un ejercicio de humildad, un recordatorio de que la vida nunca ocurre exactamente como la planeamos. Como dice el escritor americano Patrick Ness ‘crecer es darse cuenta de que la vida no es lo que esperas, que a veces se gana, a veces se pierde y, sobre todo, que a veces se gana y se pierde al mismo tiempo’. Crecer es aceptar la incertidumbre dice.

Yo que siempre me he llevado fatal con la incertidumbre, por primera vez en mi vida comienzo este año queriendo abrazarla. No quiero hacer ninguna lista, ni marcarme objetivos ni metas SMART (acrónimo del inglés, que nos recuerda marcarnos objetivos que sean específicos, mensurables, alcanzables, relevantes y temporales). No, este año me olvido de las listas. Lo que quiero es aprender a escuchar mejor a la vida. Como escribe la poeta italiana Alda Merini ‘es la vida la que nos da un sentido (un rumbo), siempre que nosotros la dejemos hablar, porque antes que los poetas habla la vida, debemos escuchar a la vida’. Creo que tal vez con tantas listas, estamos perdiendo la capacidad de escucharla.


Que este año la vida vaya mostrando cuáles serán las aventuras, cuáles los viajes que toca emprender. Conscientemente (y como experimento) elijo un único propósito (del término latino propositum formado por el prefijo pro que significa ‘hacia adelante’ y del participio verbal positum que significa ‘poner’): dejarme sorprender.

 

‘El viaje es un estado mental. No tiene nada que ver con lo existencial o lo exótico. Supone casi en su totali­dad una experiencia interior’


Paul Theroux

11 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page